El tiemblo rutas

ENTRADA DESTACADA DEL MES
Contents:


  1. Visita al castañar
  2. El Castañar de El Tiemblo en otoño (Visita y consejos)
  3. 15 sitios turísticos de El Tiemblo
  4. Qué hacer en El Tiemblo

El refugio y señalización del camino se mantienen en condiciones aceptables, celebremos que vayamos cogiendo cultura y respetando las instalaciones que nos ponen a nuestra disposición. Fenomenal Sherpajla, nos agrada mucho que todo siga igual de conservado. Un abrazo y muchas gracias.


  • VISITAS A ESTE BLOG.
  • Ruta por el Castañar de El Tiemblo ~ EXCURSIONES Y SENDERISMO.
  • Charco del Cura.
  • podenco andaluz venta.
  • Visitando el Castañar de El Tiemblo;
  • mujeres solteras guayaquil ecuador.
  • Senderos y Rutas de senderismo en El Tiemblo.

El desfiladero de Mont-rebei es un paraje que se localiza entre las provincias de Huesca y Lleida, entre las comarcas de la Ribagorzana y En otoño el Castañar de El Tiemblo viste sus mejores galas: Se cuentan por decenas. Son ejemplares centenarios, enormes, macizos. Sus raéces gigantescas y su piel rugosa les confieren un aire ilustre y venerable.

Visita al castañar

Su tamaño, descomunal, intimida a quien se. Su tamaño, descomunal, intimida a quien se acerca. Recorrerlo durante las tranquilas tardes del Otoño, cuando la suave luz del sol acompaña sin quemar, es, una puesta a punto para los sentidos, un autentico festin para la vista, el oido y el tacto.

Continuaremos por la M tomando dirección A-6 y a continuación coger la salida 36 hacia la M Boadilla. Ya en las rotondas seguiremos las indicaciones que nos encaminan hacia el Tiemblo. Una vez en el pueblo, y justo pasado la gasolinera, en la primera rotonda que nos encontramos, unos carteles informativos nos indican la dirección correcta para llegar al castañar. El Ayuntamiento de El Tiemblo ha decidido hacer caja con un patrimonio que es de todos, cobrando tarifas desproporcionadas e injustificadas, bajo la excusa de un supuesto interés conservacionista en los meses otoñales.

Coches y motos: Si optamos por llevarnos el coche, unos amables funcionarios del ayuntamiento, nos cobraran las tasas correspondientes. El paraje es muy apacible y pintoresco, dominan los pinares, pero se atisban a la derecha los enormes portes de castaños que dan comienzo a la excursión. Seguiremos la pista ascendente que se dirige hacia el Collado de la Era del Corcho, y a unos doscientos metros, giramos a la derecha a la altura de una empalizada de madera por un sendero que se interna directamente en la frondosidad del castañar. A partir de este punto, nos introduciremos sin previo aviso en un anciano y embriagador bosque de castaños, algunos de gran porte, que en la época que nos ocupa, llenan el suelo de hojas secas, erizos y castañas.

El Castañar de El Tiemblo en otoño (Visita y consejos)

Algunos ejemplares son tan impresionantes, que a veces da la la sensación de hallarse en un parque organizado solamente para el deleite de los sentidos. El sendero avanza bordeando el monte sin apenas desniveles, con algunas curvas y un par de desvios que siempre tomaremos a mano derecha. A unos 15 minutos desde el inicio, el camino asciende ligeramente hasta alcanzar una pequeña pradera donde destaca un refugio muy original, el cual se puede utilizar para refugiarnos en caso de mal tiempo. Tiene 16 metros de perímetro, y su tronco esta totalmente hueco ofreciéndonos una imagen fantasmagórica y fascinante a partes iguales.

15 sitios turísticos de El Tiemblo

En este tramo el camino llega hasta un pequeño collado, donde los castaños se aclaran y dejan su paso al roble. Junto a este collado se presenta una bifurcación, donde nosotros cojeremos a la izquierda, donde un buen claro en el bosque hace las veces de praderas, aquí es un buen sitio para comer algo y descansar.

Para concluir con este día de excursión y ya de regreso, no debemos perder la oportunidad de visitar los famosos Toros de Guisando, esculturas en forma de berracos, cerdos o toros, que permanecen anclados en la tierra como testigos de la cultura que los erigio.

Para llegar hasta ellos y partiendo de El Tiemblo dirección Madrid, a escasos tres kilómetros de esta localidad tomaremos un desvío bien señalizado a mano derecha, que nos lleva en dos kilómetros hasta el aparcamiento donde se encuentra los toros. Después de visitar los toros, ya solo nos queda regresar a Madrid, que se encuentra a tan solo 75 kilómetros. Martín de Valdeiglesias. Al final del paseo, a la D, sale la Crta. Pasamos por el parque del Recaudador y sin abandonar el asfalto veremos la Residencia de ancianos. Comenzamos a subir por asfalto hasta San Gregorio, donde termina la pista negra, justo ante la vista del pantano del mismo nombre.

La subida se va acentuando. Sin abandonar nunca nuestra pista llegamos al pilón de la Majadilla.

Qué hacer en El Tiemblo

Repostamos agua y llegamos a un cruce. A la I subiríamos hacia Cabeza de la Parra. A la D bajaríamos a viñedos, pues seguimos de frente. Llaneamos un trecho, pasamos un pilón vallado y comenzamos a subir a la I, a la D El camino acaba en mts. Aunque no muy visible en su inicio, si nos hemos fijado en él durante la subida, la lógica nos indica que parte de aquí.

Descendemos entre pinos y, en mts el camino es claro y evidente. Muy poco después, llegamos a una bifurcación y nos desviamos a la D. Continuamos nuestra bajada, con piedra menuda y angulosa en el firme. Una majada de ganado se queda a la I del camino. Su finalidad es impedir el paso de vehículos que furtivean la madera. Salimos del pinar, con la presa del Burguillo al fondo. La pista traspasa una tapia derruida y se incorpora al antiguo camino a El Tiemblo. Descendemos por el hasta llegar a 20 mts de la ctra y giramos bruscamente a la D, en la esquina de la tapia y continuamos paralelos a la crta por encima de ella.

Senderos y Rutas de Senderismo en El Tiemblo

Atravesamos entre las naves de una granja avícola y desembocamos definitivamente en la crta N, a medio kilómetro de El Tiemblo. Finaliza la subida. Se nos incorpora un ramal por la I, procedente de unos prados con un pilón grande, en la Garganta Honda. Continuamos como vamos, recorriendo un tramo llano.